Chismes


 


Back Home Up Next


Campaña
Cánticos
Caprichoso
Carácter
Carga
Caridad
Castigo
Caudillos
Cautividad
Ceder
Cena Del Señor
Chismes
Cielo
Codicia
Compañerismo
Compañia Buena
Compañia Mala
Compartir
Compasión
Compensación
Compromiso
Conceptos
Conducta
Confesión
Confiable
Confiando
Confianza
Conocimiento
Conquistar
Consecuencia
Consejo
Consistencia
Contentamiento
Contraste
Conveniencia
Conversión
Convicción
Cooperación
Corazón
Costo
Cristianismo
Críticas
Crucifixión
Cruz
Culpar
Culto
Curación


Lista de ilustraciones sobre los Chismes:

  1. ¡TAMBIÉN DICEN QUE ESTÁ SORDO!

  2. NOTICIAS DIARIAS

  3. CONFESANDO SUS PECADOS

  4. EL ATAÚD DE ABRAHAM LINCOLN

  5. PIENSA

  6. PIERRE DE MARIVAUX

  7. EL MICROBIO MÁS MORTAL

  8. WILL ROGERS

  9. “SI NO LO DICES, NO LO PUEDEN REPETIR”

 

¡TAMBIÉN DICEN QUE ESTÁ SORDO!

Winston Churchill ejemplificó integridad y respeto en la cara de la oposición.  Durante su último año de oficio, asistió a una ceremonia oficial.  Varias filas atrás de él escuchó a dos caballeros murmurando. “Ese es Winston Churchill.  Dicen que se está poniendo senil.  Dicen que debe hacerse a un lado y dejar que hombres más dinámicos y capaces dirijan al país.”  Cuando la ceremonia terminó, Churchill dio la vuelta y les dijo:  “¡Caballeros, también dicen que está sordo!”

Barbara Hatcher, Discursos Vitales, Marzo 1, 1987

 

NOTICIAS DIARIAS

Hace varios años las “Noticias de la Iglesia Moody” contaba una historia chistosa acerca de una mujer en un pequeño pueblo que era conocida por sus chismes.  Un día en sus vacaciones ella visitó a las oficinas del Diario de Chicago.  Tenía puesta un vestido blanco e inadvertidamente se recargó en la pared en donde estaba colgada una copia recién impresa de la portada.  Era un día caluroso y húmedo, por lo tanto algo de la pintura se quedó impregnada en su vestido.

Después, mientras caminaba por la calle para reunirse con su marido, se dio cuenta de que la gente que andaba detrás de ella estaban riéndose.  Cuando llegó a donde estaba su esposo, le preguntó si había algo en su espalda que no debía estar allí.  Al dar la vuelta, él leyó las letras grandes y negras impresas al revés: sairaiD saicitoN.  Dándose cuenta de lo apropiado que eran las palabras, dijo:  “No, mi amor, no hay nada en tu espalda que no deba estar allí.”

Nuestro Pan Diario, Junio 23, 1994

 

CONFESANDO SUS PECADOS

Cuatro predicadores se reunieron para tener compañerismo.  Durante la conversación un predicador dijo:  “Nuestra gente viene a nosotros, abriendo sus corazones a nosotros, confesando ciertos pecados y necesidades.  Vamos a hacer lo mismo.  La confesión es buena para el alma.”  Todos estuvieron de acuerdo.  Uno confesó que tenía un problema con la bebida.  El segundo dijo que le encantaba fumar puros.  El tercero dijo que él tenía un problema con jugar cartas y apostar.  Al llegar al cuarto, él no quiso confesar nada.  Los otros le presionaron, diciendo:  “Vamos, nosotros confesamos nuestros secretos.  ¿Cuál es tu vicio?”  No quería decir.  Después de mucha insistencia, finalmente admitió su problema:  “A mí me gusta el chisme.”

Christopher News Notes, Junio, 1992

 

EL ATAÚD DE ABRAHAM LINCOLN

En 1887, el ataúd de Abraham Lincoln fue abierto para determinar si contenía su cuerpo.  Lo que hace este acto tan increíble, es el hecho de que el cuerpo de Lincoln había descansado en ese ataúd por 22 años.  Aún más tremendo fue que 14 años después, un rumor circuló de nuevo que el ataúd de Lincoln estaba realmente vacío.  El furor de la tierra fue grande y la única forma de silenciar el chisme fue excavar y abrir el ataúd – otra vez.  Esto se hizo y el rumor fue silenciado cuando unos cuantos testigos vieron el cadáver de Abraham Lincoln.

Hoy en la Palabra, Febrero, 1991, p. 27

 

PIENSA

En una de las iglesias en la cual fui pastor, llegué a formar un grupo de compañerismo para animarse mutuamente en un tiempo de mucha tensión.  Los miembros se inscribieron a una simple fórmula que tenían que aplicar antes de hablar de alguien o de un tema controversial:

P--¿es productivo?

I---¿inspira?

E--¿edifica?

N--¿es necesario?

S--¿es seguro?

A--¿es amable?

Si lo que tengo que decir no pasa esa prueba, ¡me quedaré con la boca cerrada!  ¡¡Y funcionó!!

Alan Redpath, Una Pasión por Predicar

 

PIERRE DE MARIVAUX

"Algunas personas creerán cualquier cosa si es murmurada".

 

EL MICROBIO MÁS MORTAL

Chisme es el microbio más mortal.  No tiene ni patas, ni alas.  Está enteramente compuesto por cuentos y la mayoría de ellos tienen aguijones que pican y arden.

Morris Mandel en “Bits & Pieces”, Junio, 1990, p. 22

WILL ROGERS

"Vive de tal manera de que no te avergonzarías de vender el loro de la familia al chismoso del pueblo".

“SI NO LO DICES, NO LO PUEDEN REPETIR”

El folklórico “Yiddish” ofrece una historia acerca de chismosos.  Había un tal hombre que había contado tantos cuentos malvados acerca de un rabino local que, cargado de remordimiento, imploró que le perdonara el rabino.  “Y, Rabino, dime cómo puedo reparar el daño.”  El rabino contestó:  “Toma dos almohadas, vete al zócalo y córtalas.  Luego, habiéndolas abierto, sacúdelas en el aire y después regresa.”  El chismoso se fue rápidamente a su casa, agarró a dos almohadas y un cuchillo, se fue corriendo al zócalo, cortó a las almohadas, las sacudió en el aire y regresó apresuradamente a la habitación del rabino.  “Hice exactamente como me dijiste, Rabino.”  “Bien,” dijo el rabino sonriendo.  “Ahora, para darte cuenta del gran daño de los chismes, regresa al zócalo…”  “¿Y luego?” preguntó el hombre.  “Recoge todas las plumas.”

De Hurra por “Yiddish”