Castigo



 


Back Home Up Next


Campaña
Cánticos
Caprichoso
Carácter
Carga
Caridad
Castigo
Caudillos
Cautividad
Ceder
Cena Del Señor
Chismes
Cielo
Codicia
Compañerismo
Compañia Buena
Compañia Mala
Compartir
Compasión
Compensación
Compromiso
Conceptos
Conducta
Confesión
Confiable
Confiando
Confianza
Conocimiento
Conquistar
Consecuencia
Consejo
Consistencia
Contentamiento
Contraste
Conveniencia
Conversión
Convicción
Cooperación
Corazón
Costo
Cristianismo
Críticas
Crucifixión
Cruz
Culpar
Culto
Curación

 

DEMASIADO TARDE

Yo estaba terminando una reunión en nuestra iglesia de Chicago, cuando un joven soldado se puso de pie y rogó a los presentes que aceptaran a Cristo.  Nos contó que acababa de llegar de una escena muy triste.   Un compañero de regimiento, hijo de cristianos, frente a los ruegos de su buen padre, siempre decía que aceptaría a Cristo cuando terminara la guerra.  Por fin fue herido y llevado al hospital, en donde se vio que no había esperanzas de mejoría.

Unas cuantas horas antes de su muerte, le llegó una carta de su hermanita, pero ya no tenía fuerzas para leerla. ¡Era una carta tan solemne!

Un compañero se la leyó, pero no parecía entender, hasta que llegó a las últimas palabras que decían: "Oh mi querido hermano, te ruego que cuando recibas la presente, aceptes al Salvador de tu hermanita."

El moribundo se sentó en la cama, y gritó "¿Qué dice?"  Luego, cayendo pesadamente sobre la almohada exclamó: "Es demasiado tarde.  Es demasiado tarde."

Mis queridos amigos:  Gracias a Dios que no es demasiado tarde para ustedes hoy.  El Maestro todavía les está llamando.   Que todos nosotros, jóvenes y viejos, ricos y pobres, vengamos a Cristo ahora mismo, y quitará todos nuestros pecados.   D. L. Moody

 

EL TONTO

Juan Wesley iba una vez manejando su coche, cuando un incrpedulo que lo conocía y hostigaba apareció en su propio coche, del otro lado del camino, e intencionalmente ocupó el centro de la calzada obligando al predicador a pasar peligrosamente juanto a la cuneta. --¡Yo no dejo el lugar a los tontos! –exclamó el incrédulo--. Pues yo sí –repuso tranquilamente Wesley, y siguió su camino.

 

HENRY W. BEECHER Y EL "TONTO"

Henry Ward Beecher recibió en un sobre un pedazo de papel en el cual estaba escrita únicamente la palabra: "Tonto". Seguramente la intención era ofender al señor Beecher; pero el gran predicador se dirigió a la congregación y le dijo: "He recibido muchas cartas en las cuales ha habido algún mensaje, aunque quienes me las han enviado no han firmado con su nombre; pero esta es la primera ocasión en que recibo una carta con firma y sin mensaje; la firma dice: "Tonto".