Ánimo



 


Back Home Up Next


Abandono
Abnegación
Aborto
Abuso
Accidente
Aceptación
Actitud
Actividad
Acusación
Admiración
Adopción
Adulación
Adversario
Adversidad
Advertencia
Agradecimiento
Agua Inagotable
Águila
Ajustamiento
Alabanza
Alcohol
Alegria
Aliados
Aliento
Alimento Espiritual
Amargura
Amigo
Amistad
Amonestación
Amor
Analizar
Ancianos
Anhelos
Ánimo
Anuncio
Apariencias Falsas
Apatía
Aplicación (Buena)
Aplicación (Mala)
Apreciar
Arrebatamiento
Arrepentimiento
Asistencia
Asociaciones
Astucia
Ateísmo
Avaricia
Aves
Avivamiento
Ayuda
Ayuno



Lista de ilustraciones sobre el Ánimo:

 

  1. LAS RANAS Y EL HOYO

  2. EL CABALLITO

  3. EL JOVEN MARINO

 

LAS RANAS Y EL HOYO

Un grupo de ranas iba atravesando un bosque y dos de ellas cayeron en un hoyo muy profundo, el resto de las ranas se reunieron alrededor del hoyo y al ver que este era muy profundo, les dijeron a las dos ranas que se dieran por muertas. Las dos ranas ignoraron los comentarios y trataron de saltar con todas sus fuerzas para salir del hoyo, mientras  que las demás continuaban diciéndoles que se detuvieran, que se dieran por muertas. Finalmente, una de las ranas se dio por vencida, haciendo caso a las demás, se dejó caer al suelo y murió. La otra rana continuó saltando tan fuerte como pudo, mientras que las otras ranas le gritaban que no sufriera intentando salir y que se dejara morir, la rana saltaba más y más fuerte, hasta que logro salir. "Esta rana era sorda", por eso, ella había pensado en todo momento que sus compañeras le animaban a salir. La historia nos enseña dos lecciones: Nuestra boca tiene el poder de la vida y la muerte, una palabra de aliento a alguien que esta pasando por un mal momento puede reanimarlo y ayudarlo a salir adelante. Una palabra destructiva puede ser lo único que se necesite para matarlo. Seamos cuidadosos con lo que decimos. Que tu boca siempre tenga una palabra de aliento para todos aquellos que cruzan tu camino. Echále ganas y mucho ánimo..!!  Bernabé Sánchez

 

EL CABALLITO

Un padre llevó a su hijito por un paseo largo en el bosque.  Como era pequeño le llevaba sobre sus hombros por mucho rato. Luego le puso sobre sus pies y le dijo que tendría que caminar hasta la casa. Al rato el pequeño lloraba porque estaba muy cansado, demasiado cansado para tomar un paso más. El padre cortó un palito y lo limpió muy bien de toda astilla mientras el niño observaba. Al terminar, dijo: "Mira, hijo, te presento con tu propio caballito para que te lleve a casa." Encantado, el niño se montó sobre su caballito y felizmente llegó a su casa. Y en casa dio vueltas por todo el jardín hasta que tuvo que ir a bañarse y acostarse, ya rendido.

A veces nuestro Padre nos lleva y a veces nos deja caminar, y muchas veces creemos que ya no podemos más cuando alguien, movido por El, nos ofrece un caballito - una idea, una promesa, una canción nueva, un cariño, una oración intercesora, lo que sea, y sobre ese corcel llegamos a la meta. ¿Necesitan un caballito? ¿Otro hermano está necesitando un caballito? Ofrezcámoselo con ternura, recordando nuestro propio cansancio a veces. Eso hace toda la diferencia para un pequeño hermano.

Kirt Mellberg


 

EL JOVEN MARINO

Un joven marino estaba en su primera batalla, y cuando vino una lluvia de balas del enemigo, casi se desmayó. Uno de los oficiales superiores comprendió su terror y estrechando su mano, le dijo con cariño: "¡Valor mi muchacho, estarás bien dentro de unos momentos; yo tuve la misma experiencia en mi primera batalla!" El joven vivió y llegó a ser un oficial de honor, y dijo con frecuencia que las palabras dichas por su superior fueron como si un ángel hubiera venido y puesto vida nueva en él. Desde ese momento fue más valiente que los demás. Esto es lo que hizo Cristo con Pablo, y es lo que hará para todos los desalentados y desanimados, que confían en él.

C.L.N.