Abnegación



 


Back Home Up Next


Abandono
Abnegación
Aborto
Abuso
Accidente
Aceptación
Actitud
Actividad
Acusación
Admiración
Adopción
Adulación
Adversario
Adversidad
Advertencia
Agradecimiento
Agua Inagotable
Águila
Ajustamiento
Alabanza
Alcohol
Alegria
Aliados
Aliento
Alimento Espiritual
Amargura
Amigo
Amistad
Amonestación
Amor
Analizar
Ancianos
Anhelos
Ánimo
Anuncio
Apariencias Falsas
Apatía
Aplicación (Buena)
Aplicación (Mala)
Apreciar
Arrebatamiento
Arrepentimiento
Asistencia
Asociaciones
Astucia
Ateísmo
Avaricia
Aves
Avivamiento
Ayuda
Ayuno


Lista de ilustraciones sobre la Abnegación:

  1. EL ENTUSIASMO DE GARIBALDI

  2. TRATABAN MAL AL PASTOR 

  3. LA DIFERENCIA

 

EL ENTUSIASMO DE GARIBALDI

No estoy de acuerdo con las ideas de Garibaldi en todo, pero siempre admiré su entusiasmo. Recuerdo haber leído que cuando iba hacia Roma en 1867, fue encarcelado.  Les escribió a sus compañeros lo siguiente:

“Aunque cincuenta Garibaldis sean arrojados a la cárcel, Roma deberá ser liberada”.

No le interesaba su comodidad personal, con tal que su patria fuese libertada.  Si nosotros tenemos un amor parecido por nuestro Señor y por su causa, él ha de usarnos poderosamente en la edificación de su Reino.

Por D.L. Moody

 

TRATABAN MAL AL PASTOR

Un pastor se quejaba amargamente con un predicador visitante, contándole acerca de la forma en que era tratado por su congregación.  Luego de escucharle durante un rato, el predicador le dijo:

--¿Le han escupido en la cara alguna vez?

--No, hasta ese punto no han llegado.

--¿Le han azotado?

--Tampoco

--¿Le han coronado de espinas?

Ya esta última pregunta el hombre no la contestó.  Y su visitante prosiguió: --A su Señor y al mío lo trataron de esa manera, y sin embargo, “no abrió su boca”.

Por D.L. Moody

 

LA DIFERENCIA

Un hombre me preguntó, hace un tiempo: -¿Cómo explica usted el hecho de que Mahoma comenzara su labor seiscientos años después de Cristo y que ahora haya más mahometanos que cristianos?

Le contestó: Un hombre puede ser discípulo de Mahoma sin tener que negarse, sin tener que llevar ninguna cruz. Puede vivir en el pecado más negro e inmundo. Pero si un hombre quiere ser discípulo de Jesucristo, debe dejar el mundo, tomar su cruz y seguir al Señor.

Por D. L. Moody