Descubrimientos



 


Back Home Up Next


Dar
Deber
Debilidad
Decepción
Decepcionado
Decisión
Dedicación
Defectuoso
Defraudación
Deprimido
Desaliento
Desastre
Descansar
Descubrimientos
Deseos
Desgracia
Designios
Desmayar
Desobediencia
Determinación
Diezmos
Dificultades
Dinero
Dios
Dirección
Discreción
Discimulo
Disputa
Dolor
Dominio Propio
Dormir
Dudas

 

DESCUBRIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS

El señor Schmaryu Gutman descubrió casualmente las ruinas del antiguo palacio del rey Herodes, en las vecindades del Mar Muerto. Este hallazgo es de gran importancia, porque los investigadores creían que el palacio había sido completamente destruido, pues sólo se conocían algunas ruinas del muro que circundaba al Masada, la poderosa fortaleza en que Herodes se refugió al huir de Jerusalén.

 

LA CASA MÁS ANTIGUA

Han sido descubiertos, una de las ruinas de la Jericó bíblica, los restos de una casa que se considera ser la más antigua del mundo. La edad de la casa, que se calcula en unos 6.800 años, se ha establecido por medio del reloj atómico (prueba de radioactividad con el carbón 14).

La señorita Kathleen Kenyon, directora de la Escuela de Arqueología Británica de Jerusalén, que descubrió la casa al llevar a cabo excavaciones en el sitio indicado, manifiesta que el hallazgo indica que la civilización palestina tuvo un desarrollo antiquísimo e insospechado hasta ahora.

 

ENCONTRO A DIOS EN EL MAR

Durante la Segunda Guerra Mundial Eddie Rickenbacker y otros compañeros suyos recibieron una comisión de su gobierno, el de los Estados Unidos de la América del Norte, y para desempeñarla tuvieron que volar en aeroplano. El piloto de éste se apellidaba Whittaker. El aeroplano cayó en el Océano Pacífico: todos los hombres que iban en ese aeroplano estaban en peligro de perecer. Mientras estuvieron en sus barcas salvavidas permanecieron orando. Uno de los muchos días de su navegación si rumbo, pues estaban perdidos, una gaviota posó en la cabeza del jefe del grupo, Rickenbacker: entonces todos creyeron que algún poder sobrehumano estaba protegiéndolos cuando estaban a punto de morir o de insolación, o de hambre, o de sed, o ahogados. Gracias a Dios todos fueron rescatados. Después de esto, el piloto Whittaker, que había sido ateo, declaró: "Yo hice el descubrimiento más grande que el hombre puede hacer: descubrí a Dios". Este piloto llegó a ser un creyente en Dios.