Decisiˇn



 


Back Home Up Next


Dar
Deber
Debilidad
Decepci´┐Żn
Decepcionado
Decisi´┐Żn
Dedicaci´┐Żn
Defectuoso
Defraudaci´┐Żn
Deprimido
Desaliento
Desastre
Descansar
Descubrimientos
Deseos
Desgracia
Designios
Desmayar
Desobediencia
Determinaci´┐Żn
Diezmos
Dificultades
Dinero
Dios
Direcci´┐Żn
Discreci´┐Żn
Discimulo
Disputa
Dolor
Dominio Propio
Dormir
Dudas


Lista de ilustraciones sobre la Decisi´┐Żn:

  1. PRACTICANDO EL SERMON DEL MONTE

  2. ´┐ŻA CUAL DE ESTOS DOS HOMBRES TE PARECES?

  3. LAS DOS VOCES

 

PRACTICANDO EL SERMON DEL MONTE

Un cristiano de la pen´┐Żnsula de Corea visit´┐Ż a uno de los misioneros que all´┐Ż estaban, y le dijo que hab´┐Ża aprendido el Serm´┐Żn del Monte y deseaba repetirlo delante de ´┐Żl. Enseguida aquel cristiano repiti´┐Ż, palabra por palabra, sin que le faltara una sola, los tres cap´┐Żtulos que componen el mencionado serm´┐Żn. Cuando termin´┐Ż, el misionero dijo a ese cristiano que era necesario poner por obra las ense´┐Żanzas del serm´┐Żn; a lo que aquel creyente replic´┐Ż: "As´┐Ż lo aprend´┐Ż: Procuraba yo aprenderlo, todo de una vez, y las palabras se me iban. Entonces aprend´┐Ż de memoria un vers´┐Żculo, sal´┐Ż en busca de alguno de mis vecinos y en ´┐Żl practiqu´┐Ż las ense´┐Żanzas de ese vers´┐Żculo; y se me quedaron bien las palabras. Entonces procur´┐Ż aprender de esa manera todo el serm´┐Żn, y as´┐Ż lo aprend´┐Ż."

 

´┐ŻA CUAL DE ESTOS DOS HOMBRES TE PARECES?

La noche cuando el vapor "Princes Alice" choc´┐Ż con el "Bywell Castel", a causa de una densa niebla, y seiscientos excursionistas perecieron de los novecientos o m´┐Żs que iban a bordo, dos barqueros estaban amarrando sus barcos. Al o´┐Żr el estallido y los gritos uno de ellos dijo: "Estoy cansado, me voy a casa, nadie me ver´┐Ż en la niebla".

Los dos tuvieron que comparecer en la investigaci´┐Żn del caso. Interrogado el primero si hab´┐Ża o´┐Żdo los gritos contest´┐Ż que s´┐Ż. Vuelto a ser interrogado qu´┐Ż hab´┐Ża hecho contest´┐Ż: --Nada se´┐Żor. -- ´┐ŻNo est´┐Ż avergonzado? A lo que contest´┐Ż:--Se´┐Żor, la verg´┐Żenza nunca me dejar´┐Ż hasta que muera.

Interrogado el otro qu´┐Ż hab´┐Ża hecho contest´┐Ż: --Salt´┐Ż al barco y rem´┐Ż con todas mi fuerzas hacia el barco n´┐Żufrago. Atest´┐Ż mi bote de mujeres y ni´┐Żos, y cuando ya era peligroso tomar otra m´┐Żs, me fui remando con este grito: ´┐ŻOh, Se´┐Żor, qui´┐Żn tuviera un barco m´┐Żs grande! ´┐ŻOH, SE´┐ŻOR, QUIEN TUVIERA UN BARCO M´┐ŻS GRANDE!".

Podemos imaginar las palabras dirigidas a estos dos hombres, cu´┐Żn distintas habr´┐Żn sido. ´┐ŻOh, que cada lector pueda hacerse un examen delante de Dios y a la luz de su presencia pueda darse cuenta de c´┐Żmo est´┐Ż aprovechando el tiempo tan precioso que ´┐Żl nos da! Y una santa compasi´┐Żn por las almas perdidas inunde todo nuestro ser, y desde hoy resuelva ponerse a entera disposici´┐Żn del Se´┐Żor para un servicio m´┐Żs eficiente que honre a nuestro Dios y nos produzca m´┐Żs gozo.

 

LAS DOS VOCES

El se´┐Żor Crist´┐Żbal Marlowe, en su drama, "El Doctor Faustus", describe a un hombre que, movido por el orgullo intelectual, vendi´┐Ż su alma por un caudal ilimitado de conocimientos. Cuando se dio cuenta de que la ciencia y el poder que hab´┐Ża obtenido por medio de tales conocimientos no le satisfac´┐Żan, ya era tarde para arrepentirse. Las dificultades del doctor Faustus comenzaron. El buen ´┐Żngel trat´┐Ż de persuadir al doctor Faustus de que se gobernara por el Libro, las Escrituras. El otro ´┐Żngel trat´┐Ż de persuadirlo a que rechazara el Libro y se dejara gobernar por la nigromancia y la magia. Semejante cosa sucede en realidad con muchas personas: un mensajero malo trata de persuadirlos para que vendan su alma en cambio de placeres u otras atracciones mundanas; mientras un mensajero bueno trata de persuadirlos para que acepten el mensaje de Dios para ellos. El resultado depende de c´┐Żmo el hombre responda, a cu´┐Żl voz obedezca.