Oportunidades

 
 

Back Home Up Next


Obediencia
Obra de Cristo
Obras Buenas
Obras Malas
Obsesivo
Obstáculos
Obstinación
Ofrendas
Omnipotencia
Oportunidades
Optimismo
Oración
Ordenación
Orgullo

 

Lista de Ilustraciones sobre las Oportunidades:

  1. INSTA A TIEMPO Y FUERA DE TIEMPO

  2. VENID A JESUS

 

INSTA A TIEMPO Y FUERA DE TIEMPO

Se dice que al principio de la Primera Guerra Mundial, un clérigo de la Iglesia de Inglaterra compareció ante Guillermo Taylor, obispo, y capellán general del ejército británico, para pedir colocación como capellán.  Se dice que el obispo Taylor lo miró intensamente por un momento y sacando su reloj de bolsillo le dijo: “Imagínese que yo soy un soldado moribundo, que sólo tengo tres minutos de vida, ¿qué tiene que decirme?”.

El clérigo quedó confundido y no dijo nada.

Entonces el obispo le dijo: “Ahora tengo dos minutos de vida, ¿qué puede decirme para el bien de mi alma?” Aún con esto, el clérigo permaneció callado. Entonces el obispo volvió a decirle: “solo tengo un minuto de vida, ¿me dirá algo?” Entonces el clérigo sacó su libro de oración, pero el obispo le dijo: “No saque ese libro, pues no es oportuno para esta ocasión”.  Y puesto que el clérigo no pudo decirle nada al soldado moribundo, fracasó en su deseo de ser capellán del ejercito.

 

VENID A JESUS

Un capellán dijo una vez a un soldado, quien en su niñez había asistido a la escuela dominical y ahora estaba para morir de una enfermedad:  --Está usted ya terminando su carrera en este mundo.

--¿Es posible? –contestó el moribundo.

--Sí, y espero que esté usted listo para el venidero –respondió el capellán

--¡No, no estoy… no estoy listo… no estoy listo… !

--Bien, amigo, Jesús está listo siempre, y está esperándole aquí ahora.  Venga.  ¿Quiere que oremos?

--No, no, no: es demasiado tarde… demasiado tarde.  Debería haber venido hace mucho.

Y enseguida contó al capellán, con la calma que pudo tener en tales circunstancias, cómo en una ocasión casi se resolvió a ser cristiano, pero al fin determinó dejar pasar la oportunidad por otro año.  Y añadió: --Ese era el tiempo; podía haber venido entonces.  ¿Por qué no lo hice…? ¿por qué no lo hice?.

Y tapándose con la sábana lloró.  El capellán deseaba sacarlo de su desesperación horrible, pero sólo gritaba, haciéndole señal de que se fuera: --¡No me hable más es demasiado tarde… no puedo soportar más!