Obstinación

 
 

Back Home Up Next


Obediencia
Obra de Cristo
Obras Buenas
Obras Malas
Obsesivo
Obstáculos
Obstinación
Ofrendas
Omnipotencia
Oportunidades
Optimismo
Oración
Ordenación
Orgullo


Lista de ilustraciones sobre la Obstinación:

  1. COMO SERPIENTE MORDERÁ

  2. ORACIÓN IMPROPIA DE UN PADRE.

  3. DONDE ESTA EL TESORO ESTA EL CORAZON

  4. AUMENTO EL PESO, Y NO PUDIERON LEVANTARLO

  5. NO QUISO AYUDAR A LOS LEPROSOS POBRES

 

COMO SERPIENTE MORDERÁ

El perforador de pozos Andre Poultier, de Rouen, Francia, apostó ante un grupo de amigos en un restaurante, que se bebería treinta y nueve vasos de vermut en diez minutos.

Ganó la apuesta: y cayó muerto.

 

ORACIÓN IMPROPIA DE UN PADRE.

Cierto niño, muy pequeño, estaba agonizando y su padre, que lo amaba mucho, se afligía en gran manera y no quería conformarse con que su hijo muriera, aunque con palabras de consuelo se lo aconsejaban sus amigos.  El pastor de la iglesia a la cual pertenecía ese padre atribulado le daba iguales consejos y le decía que aceptara la voluntad divina y entregara la vida de su hijo a Dios, principalmente porque no había probabilidades de que el niño sanara.  El padre contestaba: “No puedo conformarme.  Estoy orando para que Dios me conceda la vida de mi hijo, cualesquiera que sean las consecuencias.”  Se realizó el anhelo del padre: el niño sanó, se desarrolló, y su padre lo mimaba con exceso.  El hijo llegó a ser un perverso: una espina que siempre estaba hiriendo el corazón del padre.  Cuando el hijo fue grande se hizo ladrón, robó cosas de valor a uno de sus maestros, y cometió otros muchos delitos; fue llevado a la cárcel y sentenciado a muerte.  Tuvo una muerte ignominiosa, y sin que se arrepintiera de sus muchos pecados.  Cuando el hijo fue ejecutado, el padre se acordó de lo que le pidió a Dios, y con tristeza, lágrimas y vergüenza confesó su insensatez y su pecado al no haber estado conforme con que se hiciera la voluntad de Dios.

 

DONDE ESTA EL TESORO ESTA EL CORAZON

Una vez se le contó a Lutero de cierto hidalgo que estaba enteramente sumergido en las tinieblas de la avaricia, tanto que cuando sus amigos le suplicaron que pensara en la Palabra de Dios contestó: “El evangelio no paga intereses”.  Luego dijo Lutero: “¿No tiene grano?” Y les contó esta fábula: 

En cierta ocasión el león hizo un banquete e invitó a todas las bestias del campo a que asistiesen.  Entre los invitados había algunos puercos.  El banquete consistía en platos delicados y deliciosos, pero los puercos preguntaron: “¿No hay grano?” “De la misma manera”, continuó Lutero,  en nuestros días hay hombres carnales.  En el banquete del Señor les ofrecemos los platos más exquisitos, la salvación eterna, la remisión de los pecados y la gracia de Dios, pero semejantes a los puercos nos preguntan: ‘¿No hay dinero?

 

AUMENTO EL PESO, Y NO PUDIERON LEVANTARLO

Un famoso hombre de ciencia refiere que en el curso de sus experimentos en las montañas, era con frecuencia bajado a grandes precipicios. Se metía en un cesto, una cuerda, no sin haber probado anticipadamente si tenían bastante fuerza para levantarlo de nuevo.  Un día tuvo que descender a una profundidad mayor que nunca antes, y hubo necesidad de emplear toda la cuerda.  Cuando terminó su trabajo, y dio la señal para que lo alzasen, los criados cogieron la cuerda, pero a pesar de todos sus esfuerzos no pudieron levantarlo, y hubo necesidad de esperar a que otras personas a las que fueron a llamar, viniesen a ayudarlo.

La causa era que no habían  tomado en consideración el peso de la cuerda, que se añadía al del hombre.

De igual manera, un hombre de cincuenta años tiene gran dificultad para rendirse a Cristo, pues tiene que levantar el peso de sus anteriores negativas.  Decís “no” y vuestro corazón se endurece, y se hace  más obstinada vuestra voluntad, y si por fin os perdéis, la culpa no será de Dios.

 

NO QUISO AYUDAR A LOS LEPROSOS POBRES

El doctor W. F. Oldman relata esta historia de un médico que rehusó ayudar a los leprosos pobres como lo debiera haber hecho. Dice: “Cuando era yo niño vivía en Bombay, India.  También  en Bombay vivía un famoso médico, el doctor Naoraji.  Este señor tenía fama como médico y atendía mayormente a la gente de buenas circunstancias económicas.  Corría el rumor de que este médico tenía una medicina para curar la lepra, y que había curado algunos pacientes en los más acomodados hogares de la ciudad. Cuando los otros médicos de la ciudad indagaron en cuanto al método que el doctor Naoraji usaba, éste no les dio ninguna respuesta.  Solamente afirmaba que él tenía a un hijo que iba a ser médico y que iba a compartir sus conocimientos con él. Un día hubo un accidente en las calles y cuando llegó la ambulancia la víctima ya estaba muerta: era el doctor Naoraji, y su secreto había muerto con él”.