Obediencia

 
 

Home Up Next


Obediencia
Obra de Cristo
Obras Buenas
Obras Malas
Obsesivo
Obstáculos
Obstinación
Ofrendas
Omnipotencia
Oportunidades
Optimismo
Oración
Ordenación
Orgullo


Lista de ilustraciones sobre la Obediencia:

  1. OBEDIENCIA, MEJOR QUE SACRIFICIO CONTRIBUYENTE; PERO INSATISFECHA

  2. COMUNICACIÓN INCOMPRENSIBLE

  3. UN HIJO EN CIRCUNSTANCIAS MOLESTAS, GOZOSAMENTE OBEDECIO Y ESPERO A SU PADRE.

 

OBEDIENCIA, MEJOR QUE SACRIFICIO CONTRIBUYENTE; PERO INSATISFECHA

El escritor de esta ilustración, cuando era joven, conoció a una mujer que había estado ocupando una posición importante durante mucho tiempo y manejando mucho dinero en una empresa que administraba grandes negocios.  Esa dama simpatizaba con la verdadera religión, ella se sacrificaba financieramente para ayudar en la obra del Señor, y con frecuencia prometía que daría a algún predicador necesitado, al cual ella indicaría, una cantidad de dinero a la que recibiera en la primera carta de negocios en ese día.  Esa dama siempre cumplía sus promesas, aunque el hacerlo le costara mucho.  Sin embargo, todo eso no le dio la salvación ni le proporcionó gozo en su corazón.  Finalmente, cuando ya estaba avanzada en edad, se rindió al Señor.  No podemos ser redimidos cuando desobedecemos a Dios y hacemos otra cosa para encubrir tal desobediencia.  “El obedecer es mejor que los sacrificios”. (1 Samuel 15:22).

 

COMUNICACIÓN INCOMPRENSIBLE

En un culto de oración el predicador W. K. Gilliam dio el siguiente testimonio: Volábamos en un aeroplano de la ciudad de Denver, Estado de colorado, a la de Chicago, estado de Illinois.  por radio se le dijo al piloto que al llegar a esta ciudad no podría aterrizar porque había muchas nubes y las condiciones atmosféricas en general no eran favorables.  Cuando llegamos sobre Chicago no veíamos nada, sino únicamente nubes blancas, y permanecimos media hora volando en círculos sobre la ciudad. Repentinamente el aeroplano descendió en línea recta y aterrizamos con precisión en la pista que nos correspondía.  La constante comunicación entre el operador de radio del aeropuerto y el piloto, por ese medio que no veíamos ni entendíamos, hizo que pudiéramos descender en el momento y en el lugar más conveniente.  Esto puede ilustrar cómo Dios se comunica con el hombre por medio del Espíritu Santo, y también puede ilustrar que podemos tener éxito en nuestra vida espiritual si obedecemos a Dios y al Espíritu Santo, como Simeón obedeció.

 

UN HIJO EN CIRCUNSTANCIAS MOLESTAS, GOZOSAMENTE OBEDECIO Y ESPERO A SU PADRE.

Sir Henry Havelock estudió leyes; pero abandonó el ejercicio de ellas para entregarse al de las armas poco después de la batalla de Waterloo, y llegó a ser un prominente militar al servicio de su patria, Inglaterra, para la cual ganó muchas victorias bélicas en Persia y en la India.

Durante una de sus estancias en Londres, por invitación de él, que entonces era un coronel, lo visitó un caballero.  En el curso de la conversación la señora de Havelock repentinamente se volvió hacia éste mismo y le preguntó: “¿Dónde está Enrique?” –refiriéndose al hijo de ambos, a quien ella no había visto en toda la tarde.  El coronel se puso en pie, y repuso: “¡Ah, pobre muchacho! Está en el puente de Londres… y con este frío que está haciendo.  Le dije que me esperara hoy a las doce en ese lugar, y con tantos asuntos que he tenido que atender, olvidé la cita.” El momento en que decía esto el coronel Havelock eran las siete de la noche; se levantó inmediatamente, ordenó que llamaran un carruaje, y al salir para libertar a su hijo de esa molesta espera en el puente de Londres, para excusarse ante el caballero visitante se volvió hacia él y le dijo: “Como usted ve, señor, esta es la disciplina de la familia de un soldado”.

Después de una hora el coronel regresó con el pobre Enrique, quien parecía haber pasado por la experiencia de esa tarde con muy buen humor.