Escuchando

 
 

Back Home Up Next


Educar
Ejemplo
Ejemplo Malo
Elección
Enemigos
Enfermedad
Engaño
Enseñanzas
Entrega
Envidia
Error
Escuchando
Esperanza
Esperanzado
Esposas
Evaluación
Evangelio
Evangelistas
Evangelización
Evidencias
Excusas
Éxito
Experiencia
Extraño

 

Lista de Ilustraciones sobre Escuchando:

  1. OREJAS EQUIVOCADAS

  2. REVELACIÓN DEL CÓDIGO MORSE

  3. Entonces escucha despacio

  4. ¿Qué tan buen escuchador eres?

 

OREJAS EQUIVOCADAS

Un hombre perdió sus orejas en un accidente. Ningún cirujano plástico en su área pudo ofrecerle una solución. Escuchó de un buen cirujano en Suecia y tomó contacto con el. El nuevo cirujano lo examinó, pensó por un buen rato y luego dijo, "Si, yo puedo hacer esta operación".

Después de la operación quitaron los bendajes, luego los puntos y regresa a su hotel. Al día siguiente, enojadísimo el hombre llama al cirujano por teléfono y le grita, "¡Sinvergüenza, hijo de las guayabas, me diste orejas de mujer!".

"Oye", dice el cirujano, "pero una oreja es una oreja". "No hay diferencia entre la oreja de un hombre a la oreja de una mujer".

"Te equivocas", gritó el hombre recién operado. "Escucho todo pero no entiendo NADA!"

 

REVELACIÓN DEL CÓDIGO MORSE

Cuando el telégrafo era el método más rápido de comunicación de larga distancia, un joven solicitó trabajo como operador del Código Morse, en respuesta a un anuncio en el periódico, se fue a la dirección, entró a una oficina grande y ocupada, llena de ruido, incluyendo el sonido del telégrafo, en el fondo un anuncio en el módulo de recepción indicaba a los solicitantes a llenar una forma y esperar hasta que se les llamará a entrar a la oficina interna. El joven llenó la forma y se sentó junto con otros 7 que también estaban esperando su turno.

Después de unos minutos, el joven se paró, cruzó el cuarto y fue hacia la oficina interna, y se metió. Naturalmente los otros solicitantes se preguntaban qué estaba pasando, murmuraban entre sí que no habían llamado a nadie todavía. Asumieron que el joven que había entrado había cometido un error y sería descalificado.

Dentro de pocos minutos, sin embargo, el gerente acompañó al joven fuera de la oficina y dijo a los demás solicitantes "Caballeros, muchas gracias por venir, pero el puesto ya está ocupado".

Los otros empezaron a comentar el uno con el otro, y uno de ellos preguntó, "Espera un minuto, yo no entiendo. El fue el último en venir, y nosotros ni siquiera tuvimos oportunidad de ser entrevistados. Sin embargo a él le dan el trabajo. No es justo"

El gerente dijo, "Lo siento, pero los últimos minutos mientras estaban sentados allí, el telégrafo les estaba mandando un mensaje en Código Morse que decía: "Si entiendes este mensaje, entra, el puesto es tuyo. Ninguno de ustedes lo escuchó ni lo entendió". Este joven sí. El trabajo es suyo.

Vivimos en un mundo lleno de trabajo y ruido, como esta oficina.

 

Entonces escucha despacio

El escritor Carlos Swindoll una vez se encontró asimismo con muchos compromisos en tan pocos días. Se puso nervioso y tenso por esto. "Le estaba pegando a mi esposa y a nuestros hijos, comiendo molesto en la hora de comida, y sintiéndome irritado por esas interrupciones inesperadas durante el día," él recordó que en su libro Fracturas del Estrés. "Hace tiempo, las cosas en nuestra casa empezaban a reflejar el patrón de mi estilo a las "carreras". Se estaba volviendo insoportable.

"Recuerdo que después de la cena una noche, las palabras de nuestra hija menor, Colleen. Ella quería decirme algo importante que le había pasado en la escuela ese día. Empezó muy aprisa, "Papi, quiero decirte algo" y "Y te lo voy a decir muy rápido."

"De repente al darse cuenta de su frustración, le contesté, "Cariño, me puedes decir—y no tienes porque decírmelo rápido. Dilo despacio." "Nunca olvidaré su respuesta: "Entonces escucha despacio." Bits & Pieces, junio 24, 1993, p. 13-14.

 

¿Qué tan buen escuchador eres?

  1. Cuando piensas como cuatro veces más rápido de lo que la persona normalmente habla, ¿usas ese tiempo para pensar en otras cosas mientras llevas el hilo de la conversación?

  2. ¿Escuchas primordialmente a los hechos más que a las ideas cuando alguien está hablando?

  3. ¿Te rehusas a escuchar cosas que tu piensas que son difíciles de entender?

  4. ¿Puedes notar por la apariencia de una persona y descubrir que no va a decir algo que valga la pena?

  5. ¿Cuándo alguien habla contigo, parece que estás poniendo atención cuando no lo estás haciendo?

  6. ¿Hay ciertas palabras o frases que te hagan no escuchar objetivamente?

  7. Cuando escuchas ¿te distraes por la vista y los sonidos de afuera?

Liderazgo, v. 1, #4, p. 99