Sufrimiento

 
 

Back Home Up


Sabiduría
Sacrificio
Salvación
Santidad
Santificar
Satanás
Sed
Seguridad
Semejantes
Sermones
Servicio
Servicios
Silencio
Soberbia
Sobornos
Suficiencia
Sufrimiento

 

Lista de Ilustraciones sobre la Sufrimiento:

  1. LA MARCA PLIMSOLL

  2. LA DEBILIDAD DE DIOS

  3. AMY CARMICHEL

  4. La Taza de Te

 

LA MARCA PLIMSOLL

En 1876, el gobierno británico pasó una ley (acta) en cuanto a los embarques comerciales marítimos. Esta ley requería que todo barco portara una marca en su arco para indicar cuando un bajel ya había recibido la máxima cantidad de carga permitida para un viaje seguro. Si la marca estaba bajo el nivel de flotación, entonces se requería que el barco bajara la carga suficiente para traer la marca hasta el nivel de agua. Esta marca se llamó "la Marca Plimsoll", nombrada en honor a el reformador británico quien fue instrumental en pasar esta ley

Dios ha puesto una "marca Plimsoll" en cada uno de nosotros. Señala el límite en el cual ya no podemos recibir carga adicional. Dios conoce nuestros límites y no nos permitirá llevar más de lo que podemos aguantar. A veces somos tentados a cuestionar la habilidad de Dios para leer nuestra "marca Plimsoll," pero el es fiel para mantenernos flotando, aun cuando sentimos que nuestro barco se hunde.

 

LA DEBILIDAD DE DIOS

Bob Wieland perdió ambas piernas en Vietnam. Para un atleta con sueños de una carrera en los deportes profesionales, la tragedia era especialmente difícil de llevar. Bob no cayó en la destrucción de la amargura, por medio de su confianza en Dios y en su Palabra. "Hago lo mejor que puedo para aplicar la Palabra de Dios a mi vida, porque yo sé que funciona." Bob tomo la Palabra de Dios, "echando toda vuestra ansiedad sobre el…"(1a Pedro 5:7), y clamaba, "la debilidad de Dios es más fuerte que la fuerza del hombre (1 Cor. 1:25). Quizá eso explica por que Bob, quien camina con sus manos, a completado una caminata de tres años a través de los Estados Unidos, la Carrera A Través de América en una bicicleta normal, los maratones de Nueva York y Los Angeles, el triathlon Hawaiano Hombre de Hierro, y ha levantado en la banca un peso récord de 507 libras. Bob Wieland de verdad ha encontrado que Dios puede perfeccionar su fuerza a través de nuestras debilidades.

 

AMY CARMICHEL

Amy Carmichael era una misionera al sur de India. Si ella nunca hubiera experimentado tanto sufrimiento, su nombre probablemente no sería tan bien conocido hoy en día. Ella pasó cincuenta y seis años en el campo misionero y nunca regresó a casa en Inglaterra para reportarse a las iglesias. Un accidente le causó gran daño en su pierna y la dejo encamada por los últimos veinte años de su vida. Fue durante estos años en cama que ella escribió muchos de sus cuarenta libros. Dios uso su experiencia de sufrimiento para traer ánimo a millones de personas. Fue este entendimiento de la habilidad de Dios para cumplir su promesa de Rom. 8:28 que permitió que la Srita. Carmicheal escribiera, "Un Amo sabio nunca desperdicia el tiempo se su siervo. No importa las circunstancias que recibimos, Dios no va a desperdiciar una experiencia si permanecemos obedientes a él."

 

La Taza de Te.

Había una pareja que viajaban mucho a Inglaterra para ir de compras en las hermosas tiendas. A ambos les gustaban las antigüedades y los artículos de barro, especialmente las tazas.

Un día en una hermosa y exclusiva boutique, vieron una hermosa taza.

El hombre dijo, "¿puedo verla? nunca he visto algo tan hermoso." Y la mujer se le mostró.

Mientras ella se la daba, la taza de repente empezó a hablar:

"Es que usted no entiende," dijo la taza, "no siempre he sido una taza de te. Hubo un tiempo donde yo era roja y esta en barro. Mi maestro me tomó y me enrolló y me pegó una y otra vez y yo grité, 'déjame en paz.'

Pero el solo sonrió, 'todavía no. '"Luego me pusieron en una rueda que daba vueltas, dijo la taza, y de repente di vueltas y vueltas, vueltas y vueltas. '¡Párale! Me estoy mareando'', grité.

Pero el maestro solo dijo, 'Todavía no.' "Luego me puso en un horno. Nunca había sentido tanto calor! Yo me preguntaba por qué me quería quemar. Yo grité. Toqué en la puerta. Lo podía ver por la abertura y podía leer sus labios mientras meneaba la cabeza diciendo, 'Todavía no.'

Finalmente la puerta se abrió, me puso en una mesa y me empece a enfriar.

Así, esto es mejor,' yo dije.

Luego tomó una brocha y me pintó por todos lados. Los olores eran horribles. Pense que iba a vomitar. 'Detente! ¡Detente!' exclamé.

El sólo dijo, 'todavía no.'

'Luego de repente me volvió a meter al horno pero no como el primero. Este estaba dos veces más caliente y yo estaba segura que me asfixiaría. Le rogué. Le pedí. Grité. Lloré. Todo este tiempo lo podía ver por una abertura moviendo su cabeza, diciendo, 'Todavía no.

'Entonces me di cuenta que no había esperanza. Nunca lo podría lograr. Estaba lista para darme por vencida. Pero la puerta se abrió y me sacó y me puso en el estante.

Una hora despues, me entregó un espejo y dijo, 'mírate,' y me miré, y dije, 'Esa no soy yo, no puedo ser yo, es hermosa. "Soy hermosa!"

'Yo quiero que recuerdes entonces,' me dijo, 'yo se que duele ser enrollada y golpeada, pero si solo te dejo, te hubieras secado. Yo se que te mareaste cuando te di vueltas en esa rueda, pero si no lo hubiera hecho te hubieras hecho pedazos.

Yo se que te dolió y que estaba caliente y desagradable en el horno, pero si no te hubiera puesto ahí, te hubieras estrellado. Se que los olores eran fuertes y cuando te llené de pintura por todos lados, pero si no hubiera hecho esto, nunca te hubieras afirmado.

No tendrías color en tu vida, si no te hubiera puesto en ese segundo horno, no hubieras sobrevivido por mucho tiempo porque la firmeza no iba a aguantar.

Ahora eres un producto terminado.