Seguridad

 
 

Back Home Up Next


Sabiduría
Sacrificio
Salvación
Santidad
Santificar
Satanás
Sed
Seguridad
Semejantes
Sermones
Servicio
Servicios
Silencio
Soberbia
Sobornos
Suficiencia
Sufrimiento

 

Lista de ilustraciones sobre la Seguridad:

  1. VERDADERAS JOYAS REALES

  2. YO ESTOY SEGURO

  3. SOBRE LA ROCA

 

VERDADERAS JOYAS REALES

Algunos príncipes alemanes estaban alabando sus respectivas posesiones.  Entre ellos estaba también el piadoso duque Elberard de Vurtemberg, sin decir nada, escuchando cómo todos se jactaban de sus riquezas; uno alaba sus viñedos, otro sus bosques, un tercero sus minas, etcétera. Al cabo de un buen rato se levantó Elberard, y dijo: “Soy un príncipe humilde y no me puedo comparar con vosotros; y, sin embargo, tengo también una buena propiedad, y si al andar en ella por las montañas me extravío y hallo uno de mis súbditos, en su compañía puedo acostarme y dormir sin temor alguno. Esta compañía la considero como una joya real, de verdadero valor; pero tengo otra mejor y más preciosa, y es: que puedo descansar mi cabeza y mi corazón en el seno de mi Padre celestial y en el pecho de mi Señor Jesús, seguro de que ni la muerte ni el diablo me pueden dañar en lo mínimo”

 

YO ESTOY SEGURO

Un escéptico decía con mucho énfasis:

--No es posible poseer seguridad ninguna de que Cristo fuese quien fue como dicen sus historiadores, y que resucitase y subiese de nuevo al cielo.

Un hombre que le había estado escuchando, de pronto exclamó: --¡Sí es posible!

--¿Cómo? –preguntó el otro.

--Muy sencillamente: Esta misma mañana, antes de venir al taller, he pasado una feliz media hora en conversación con él –siguió diciendo su interlocutor.

--¿Cómo? ¡No es posible! –exclamó el incrédulo.

--¿Cómo? –le corearon los demás.

--Orando –concluyó el cristiano--.

 

SOBRE LA ROCA

Después de un naufragio en una terrible tempestad, un marino pudo llegar a una pequeña roca y escalarla, y allí permaneció durante muchas horas.

Cuando  al fin pudo ser rescatado, un amigo suyo le preguntó:

--¿No temblabas de espanto por estar tantas horas en tan precaria situación, amigo mío?.

--Sí –contestó el náufrago--,  la verdad es que temblaba mucho; pero... ¡la roca no...! Y esto fue lo que me salvó.