Pruebas

 
 

Back Home Up Next


Paciencia
Padres
Palabras
Parábola
Pastor
Patriotismo
Paz
Pecado
Pecador
Peligro
Percepción
Perdido
Perdón
Persecución
Persistencia
Petición
Pleitos
Poder
Precaución
Predicación
Prejuicio
Preocupación
Preparación
Prepotencia
Privilegio
Profecía Falsa
Promesas
Protección
Providencia
Pruebas
Purificación


Ilustraciones sobre las Pruebas:

  1. PARÁBOLA DEL CABALLO

  2. La Taza de Te.

 

PARÁBOLA DEL CABALLO

Un campesino, que luchaba con muchas dificultades, poseía algunos caballos para que lo ayudasen en los trabajos de su pequeña hacienda.

Un día, su capataz le trajo la noticia de que uno de los caballos había caído en un viejo pozo abandonado. El pozo era muy profundo y seria extremadamente difícil sacar el caballo de allí. El campesino fue rápidamente hasta el lugar del accidente, y revisó la situación, asegurándose que el animal no se había lastimado. Pero, por la dificultad y el alto precio para sacarlo del fondo del pozo, creyó que no valía la pena invertir en la operación de rescate. Tomó, entonces, la difícil decisión: Determinó que el capataz sacrificase al animal tirando tierra en el pozo hasta enterrarlo, allí mismo. Y así se hizo.

Los empleados, comandados por el capataz, comenzaron a lanzar tierra adentro del pozo de forma de cubrir al caballo. Pero, a medida que la tierra caía en el animal, éste la sacudía y se iba acumulando en el fondo, posibilitando al caballo para ir subiendo. Los hombres se dieron cuenta que el caballo no se dejaba enterrar, sino al contrario, estaba subiendo hasta que finalmente, consiguió salir!

Si estas "allá abajo", sintiéndote poco valorado, y los otros lanzan sobre ti la tierra de la incomprensión, la falta de oportunidad y de apoyo, recuerda el caballo de esta historia.

No aceptes la tierra que tiraron sobre ti, sacúdela y sube sobre ella. Y cuanto más tiraren, mas iras subiendo, subiendo, subiendo... alabando, adorando, confiando ...

 

La Taza de Te.

Había una pareja que viajaban mucho a Inglaterra para ir de compras en las hermosas tiendas. A ambos les gustaban las antigüedades y los artículos de barro, especialmente las tazas.

Un día en una hermosa y exclusiva boutique, vieron una hermosa taza.

El hombre dijo, "¿puedo verla? nunca he visto algo tan hermoso." Y la mujer se le mostró.

Mientras ella se la daba, la taza de repente empezó a hablar:

"Es que usted no entiende," dijo la taza, "no siempre he sido una taza de te. Hubo un tiempo donde yo era roja y esta en barro. Mi maestro me tomó y me enrolló y me pegó una y otra vez y yo grité, 'déjame en paz.'

Pero el solo sonrió, 'todavía no. '"Luego me pusieron en una rueda que daba vueltas, dijo la taza, y de repente di vueltas y vueltas, vueltas y vueltas. '¡Párale! Me estoy mareando'', grité.

Pero el maestro solo dijo, 'Todavía no.' "Luego me puso en un horno. Nunca había sentido tanto calor! Yo me preguntaba por qué me quería quemar. Yo grité. Toqué en la puerta. Lo podía ver por la abertura y podía leer sus labios mientras meneaba la cabeza diciendo, 'Todavía no.'

Finalmente la puerta se abrió, me puso en una mesa y me empece a enfriar.

Así, esto es mejor,' yo dije.

Luego tomó una brocha y me pintó por todos lados. Los olores eran horribles. Pense que iba a vomitar. 'Detente! ¡Detente!' exclamé.

El sólo dijo, 'todavía no.'

'Luego de repente me volvió a meter al horno pero no como el primero. Este estaba dos veces más caliente y yo estaba segura que me asfixiaría. Le rogué. Le pedí. Grité. Lloré. Todo este tiempo lo podía ver por una abertura moviendo su cabeza, diciendo, 'Todavía no.

'Entonces me di cuenta que no había esperanza. Nunca lo podría lograr. Estaba lista para darme por vencida. Pero la puerta se abrió y me sacó y me puso en el estante.

Una hora despues, me entregó un espejo y dijo, 'mírate,' y me miré, y dije, 'Esa no soy yo, no puedo ser yo, es hermosa. "Soy hermosa!"

'Yo quiero que recuerdes entonces,' me dijo, 'yo se que duele ser enrollada y golpeada, pero si solo te dejo, te hubieras secado. Yo se que te mareaste cuando te di vueltas en esa rueda, pero si no lo hubiera hecho te hubieras hecho pedazos.

Yo se que te dolió y que estaba caliente y desagradable en el horno, pero si no te hubiera puesto ahí, te hubieras estrellado. Se que los olores eran fuertes y cuando te llené de pintura por todos lados, pero si no hubiera hecho esto, nunca te hubieras afirmado.

No tendrías color en tu vida, si no te hubiera puesto en ese segundo horno, no hubieras sobrevivido por mucho tiempo porque la firmeza no iba a aguantar.

Ahora eres un producto terminado.