Misioneros

 
 

Back Home Up Next


Madre
Mandilón
Mansedumbre
Mártires
Martirio
Mayordomía
Meditación
Mensaje
Mentira
Metas
Miedo
Milagro
Ministros
Minorias
Misericordia
Misioneros
Misiones
Modestia
Móviles
Muerte
Mujer


Lista de Ilustraciones sobre Misioneros:

  1. AMY CARMICHEL

  2. OBRA MISIONERA  

  3. A VUESTRA MISMA PUERTA

  4. UN BUEN NOMBRE AYUDA EN LA VIDA

  5. MANOJOS DORADOS

AMY CARMICHEL

Amy Carmichael era una misionera al sur de India. Si ella nunca hubiera experimentado tanto sufrimiento, su nombre probablemente no sería tan bien conocido hoy en día. Ella pasó cincuenta y seis años en el campo misionero y nunca regresó a casa en Inglaterra para reportarse a las iglesias. Un accidente le causó gran daño en su pierna y la dejo encamada por los últimos veinte años de su vida. Fue durante estos años en cama que ella escribió muchos de sus cuarenta libros. Dios uso su experiencia de sufrimiento para traer ánimo a millones de personas. Fue este entendimiento de la habilidad de Dios para cumplir su promesa de Rom. 8:28 que permitió que la Srita. Carmicheal escribiera, "Un Amo sabio nunca desperdicia el tiempo se su siervo. No importa las circunstancias que recibimos, Dios no va a desperdiciar una experiencia si permanecemos obedientes a él."

 

OBRA MISIONERA

Un misionero moravo, llamado Jorge Smith, se embarcó y fue al Africa.  Poco tiempo después había conquistado a un pecador para Cristo: una humilde mujer.  No mucho tiempo después fue obligado a salir de allí.  Pasados unos meses, moría orando a Dios por lo pobres negros.  Le parecía que su empresa había llegado al fracaso.

 

  Cien años después de empezada esa obra cristiana en Africa, esa empresa misionera tiene más de 12,000 convertidos, como resultado, o como grande efecto de una causa pequeña, si ésta es considerada humanamente.

 

A VUESTRA MISMA PUERTA

Sofía había orado por doce años para que Dios la hiciese una misionera en tierras extranjeras.  Un día el Padre celestial le contestó: --Sofía, deja de pedir y contesta: ¿Dónde naciste?

--En Alemania Padre.

¿Dónde vives?

--En América, Padre.

¿No eres pues….. una misionera ya? Piensa: ¿Quién vive en el piso de arriba?

--Una familia Sueca.

¿Y quién más arriba?

--Otra familia, pero italianos.

¿Y a tu lado?

--Pues otra de suizos.

¿Y en la casa más próxima?

--Pues algunos chinos…..

¿Y nunca les has ofrecido una palabra hablándoles de mi Hijo? ¿Piensas que voy a enviarte tan lejos a trabajar con amor a los perdidos si los tienes tan cerca y los amas tan poco?

 

UN BUEN NOMBRE AYUDA EN LA VIDA

Una vez, en China, un hombre trajo su niño a la casa de un misionero cristiano y dijo a éste que deseaba que ese niño fuera dedicado a Dios, y que se llamara “Moo Dee” (pronúnciese Mú Dí). El misionero nunca había oído ese nombre chino y preguntó al padre del niño por qué deseaba que su hijo se llamara así.  El chino contestó: “He oído decir que hubo un gran hombre que dedicó su vida a Dios, que siempre hizo la voluntad de Dios y que ganó muchas almas para Cristo.  El misionero que nos ha contado la historia lo llama Moody (pronúnciese Múdy). En nuestro idioma Moo quiere decir amor, y Dee quiere decir Dios.  Yo quiero que mi niño ame a Dios y guarde sus mandamientos como el gran Moody, y por lo mismo le he dado este nombre” teniendo un nombre con un significado tan hermoso, es probable que cuando el niño Moo Dee creció y conoció el significado de su nombre y los deseos de su padre, haya hecho lo posible por hacer honor a su nombre y por amar a Dios y guardar sus mandamientos.

 

MANOJOS DORADOS

Las lágrimas que riegan el sendero
Son gotas venturosas
Del ánfora filial del misionero,
Que al caer se convierten en rosas;
 

Son perlas de buen precio
Porque Dios las estima y valora
A despecho del denuesto y del desprecio:
¡Ellas son como gotas de aurora!

En el lado del mundo caen y ruedan
Convirtiendo la arcilla en oro fino;
Tras ellas tesoros hay que quedan
Hermoseando a lo largo el gran camino.

La visión interior va a la mirada
Arrancando, al efecto, el hondo llanto
Que aminora el dolor en la jornada,
Proveyendo al viador consuelo santo

¡Cuán hermosos los pies del que predica
del Señor la gloriosa y áurea fiel
así andando y llorando, es culta y rica
la región que recorren los pies.

Las lágrimas que riegan los eriales
Son gotas de rocío
Que suben de escondidos manantiales
Del fiel heraldo pío…

Y horizontes de pueblos se columbran
A la vista de esos ojos que lloran…
Ojos que como soles son, que alumbran
Dando al mundo sombrío sus auroras.
Misionero veraz, flor mañanera,
Que anuncias de la Gracia sus promesas.

¡Al fin disfrutarás de tu quimera
en lugares de gloria y de fulgores!
Donde el cierzo invernal jamás acosa
Y no existen letales inquietudes;
Y es más suave que céfiro y la rosa
La canción de triunfantes multitudes.

¡Ya vuelve el sembrador con regocijo!
¡Impregnados de luz están sus ojos!
Su alma es un laúd, pues Dios bendijo
Su labor ; y ya ostenta sus manojos.

Es la tarde en la vida del heraldo.
El erial que sonó ya está sembrado:
¡Ya florece el rosal do hubo cardos,
y do hubo espinas sube el trigal dorado!

Una página nívea allá en el cielo
Queda escrita con oros celestiales
Por cada gota de llanto, que consuelo
Derramara en los débiles mortales.

Y tras él un clarín de bendiciones
Resuena como un fruto de alegría:
¡Mientras al camino que regara un día.