Madre

 
 

Home Up Next


Madre
Mandilón
Mansedumbre
Mártires
Martirio
Mayordomía
Meditación
Mensaje
Mentira
Metas
Miedo
Milagro
Ministros
Minorias
Misericordia
Misioneros
Misiones
Modestia
Móviles
Muerte
Mujer

 

Lista de Ilustraciones sobre la Madre:

  1. EL ANGEL DE LOS NIÑOS

  2. SI TIENES UNA MADRE TODAVÍA

  3. LA INFLUENCIA DE LA MADRE

  4. OPORTUNIDAD DE LA MADRE

  5. MI BUENA MADRE

  6. EL RECUERDO DE LA MADRE

  7. OLIMPIAS

  8. DIOS HACE TODO PARA BIEN DE LOS SUYOS

  9. CONSEJOS A LAS MADRES

 

EL ANGEL DE LOS NIÑOS

Cuenta una antigua leyenda que un niño estaba por nacer, tuvo esta conversación con Dios:

- Me dicen que me vas a enviar mañana a la tierra, pero ¿Cómo viviré tan pequeño en indefenso como soy?

- Entre muchos ángeles escogí uno para ti. El te está esperando y te cuidará.

- Pero dime, aquí en el cielo soy feliz, no más que cantar y sonreír.

- Tu ángel te cantará y sonreirá todos los días y tú sentirás su amor y serás feliz.

- ¿Y cómo entenderé lo que la gente me hable, si no conozco el idioma de los hombres?

- Tu ángel te dirá las palabras más dulces y más tiernas que puedas escuchar y con mucha paciencia y cariño te enseñará a hablar.

- ¿Y qué haré cuando quiera hablar contigo?

- Tu ángel te juntará las manitos y te enseñará a orar.

- He oído que en la tierra hay hombres malos ¿Quién me defenderá?

- Tu ángel te defenderá aún a costa de su propia vida.

- Pero estaré siempre triste porque no te veré más Señor.

- Tu ángel te hablará de mí y te enseñará el camino para que regreses a mí, aunque yo siempre estaré a tu lado.

En ese instante, una gran paz reinaba en el cielo, pero ya se oían voces terrestres, el niño presuroso repetía suavemente:

- ¡Dios mío, si ya me voy, dime su nombre! ¿Cómo se llama mi ángel?

- Su nombre no importa... Tú le dirás MAMÁ...

Hno: Rodolfo Murua, Argentina 

 

 

SI TIENES UNA MADRE TODAVÍA

¡Si tienes una madre todavía,

Da gracias al Señor que te ama tanto,

Que no todo mortal contar podría

Dicha tan grande ni placer tan santo.

Si tienes una madre… sé tan bueno

Que ha de cuidar tu amor su paz sabrosa,

Pues la que un día te llevó en su seno

Siguió sufriendo y se quedó dichosa.

Ella puso en tu boca la dulzura

De la oración primera balbucida,

Y plegando tus manos con ternura,

Te enseñaba la ciencia de la vida.

Si acaso sigues por la senda aquella

Que va segura a tu feliz destino,

Herencia santa de la madre es ella,

Tu madre sola te enseñó el camino!

 

LA INFLUENCIA DE LA MADRE

 

 

OPORTUNIDAD DE LA MADRE

Hace algunos años visité un famoso cementerio especialmente con el objeto de observar los monumentos y entre ellos vi un monumento humilde que me llamó  la atención.  Me fijé en él por su peculiaridad.  En el mármol estaba grabada una mano, cuyo dedo índice señalaba hacia el cielo y tenía esta palabra grabada en la mano: “Madre”.

 

 

MI BUENA MADRE

Yo tenía once años.  Vivíamos en una casa de labranza, muy grande, en el Oeste de Texas. Todavía teníamos cerca a los indios pieles rojas, y todavía alguna que otra vez veíamos ante nosotros algún búfalo y uno que otro alce. Una tarde me hallaba en el patio, jugando, cuando mi madre me llamó a su lado. Teníamos una sola puerta y una sola ventana en la casa. Allí, junto a ésta, la hallé sentada en una sillita.  Yo me senté a sus pies en un taburete, mis manos apoyadas en sus rodillas, sobre el delantal de algodón casero.

 

 

EL RECUERDO DE LA MADRE

El doctor Willson, fiel ministro del evangelio en Calcuta, recordando su entrevista con el famoso asesino Bittinghan, decía: “Parecía todo inútil, y que nada podría romper su corazón de roca… pero cuando le hablé de su madre, entonces, inesperadamente, prorrumpió en sollozos”.

 

OLIMPIAS

Olimpias, madre de Alejandro Magno, era muy severa para con su hijo.  En cierta ocasión, un lugarteniente de Alejandro, Antípater, escribió al rey criticándola, a lo cual contestó el famoso conquistador: “Es inútil que me la critiques.  Has de saber que una lágrima de mi madre borrará en un minuto todas las letras de todas las cartas que contra su severidad me escribas”.

 

DIOS HACE TODO PARA BIEN DE LOS SUYOS

  Dice Pablo: “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” (Rom 8:28). ¿Y por qué dudamos? Pablo fue llevado a Roma para poder predicar el evangelio allí también. Dios sabe mejor que nosotros.

  “Una calurosa tarde de verano, se cubrió el cielo repentinamente d negras nubes y pronto el vívido resplandor de los relámpagos anunciaba una tempestad que se aproximaba.  Retumbó el trueno en las alturas y el relámpago en zigzag resplandecía con siniestro brillo.

 

  Como los relámpagos se sucedían uno tras otro, la señora se puso temerosa; entonces su niñito se volvió a ella, y mirándola con sus grandes ojos azules, le dijo: “¿Verdad que es brillante, mamá? ¿Está Dios encendiendo sus lámparas?”.

 

 

CONSEJOS A LAS MADRES

  1.  

  2. Dirige a tus hijos en la elección de buenos amigos. (Prov. 13:20 y 17:17).

  3. Haz que reine entre ellos la alegría y la armonía. (Prov. 17:22).

  4. No consientas entre ellos las malas conversaciones. (1 Cor. 15:33).

  5. Si eres consentidora, llegarás a avergonzarte de tu hijo. (Prov. 29:15; Rom 1:32)

  6. Corrige a tu hijo y te dará descanso y deleite. (Prov. 29:17)

  7. No olvides que la mayor autoridad se ejerce mediante el buen ejemplo (Tito 2:7; 2 Cor. 9:2).

  8. Haz que sean diligentes desde su más temprana edad. (Prov. 12:24; 1 Tim 4:13; Prov. 10:4, 5)

  9.  Instrúyele a tiempo para que sea siempre feliz. (Prov. 22:6).

  10. Recuérdales que: “El temor del Señor es la sabiduría, y el apartarse del mal la inteligencia.” (Job 28:28).