Jesús

 
 

Back Home Up Next


Jactancia
Jerusalén
Jesús
Juicio
Justicia
Juzgar

 

Lista de Ilustraciones sobre la Jesús:

  1. CON JESÚS

  2. JESUCRISTO Y JESUS BARRABAS

 

CON JESÚS

Cuando yo llegue a la vida mejor,
Donde hay descanso de todo dolor,
Y "Bienvenido" me diga el Señor,
¡Qué aurora tan bella será!

Cuando en su gloria contemple al gran Rey,
Con todos los redimidos por fe,
Siempre a su nombre ensalzarlo podré:
¡Qué aurora tan bella será!

Cuando yo deje esta vida y su cruz,
Cuando yo vaya a estar con Jesús,
Cuando le mire en su fúlgida luz,
¡Qué aurora tan bella será!

 

JESUCRISTO Y JESUS BARRABAS

El nombre de Barrabás significa "Hijo del Padre". Según algunos de los mejores manuscritos y de las más antiguas traducciones, la lectura del Pasaje debe ser: "¿Cuál queréis que os suelte? ¿a Jesús Barrabás, o a Jesús que se dice el Cristo?" Los dos presentados por Pilato ante el pueblo para que escogieran, llevaban el nombre de Jesús. El uno era Jesús que se hacía llamar Bar-Abbas –el Hijo del Padre, reclamando así expresamente autoridad divina—el otro Jesús, que era llamado el Cristo. Por Lucas 23:19 sabemos que Jesús Barrabás era uno de aquellos pretendientes a la dignidad mesiánica que procuraron realizar el ideal judío por un levantamiento armado contra el poder romano. Según la acusación de los sacerdotes, Jesús el Cristo era culpable de la misma oposición a César, aunque no de la misma manera que Jesús Barrabás. Por el examen personal de Cristo, Pilato supo que esta acusación era falsa; de modo que puso a los dos despreciablemente ante el pueblo, al Mesías de un reino invisible, por el cual sus siervos no pelearían, y al Mesías de un reino terrenal que había sido tomado con sus manos ensangrentadas en sedición y asesinato. Por una de esas curiosas coincidencias, tan frecuentes y notables, estaban ahora lado a lado llevando el mismo nombre y la misma demanda; --la caricatura por el lado de la realidad, Jesús, el pretendido, y Jesús, el Bar-abbas real, el Mesías de las ideas y esperanzas judías, y el Mesías de la designación de Dios; el uno, intentando llenar la descripción del Mesías pintada por el tentador en el desierto, pero rechazada por el mundo; el otro llenando las Escrituras proféticas.