Voluntad

 
 

Back Home Up Next


Valientes
Valor
Valorar
Vanagloria
Vanidad
Vejez
Venenos
Venganza
Verdad
Vicios
Victoria
Vida
Vida Cristiana
Virtudes
Visión
Voluntad
Voluntarios


Lista de ilustraciones sobre la Voluntad:

  1. UNIÓN VOLUNTARIA

  2. LA VOLUNTAD DE DIOS

  3. LA VOLUNTAD DE DIOS EN EL CORAZÓN

  4. “HÁGASE TU VOLUNTAD”

 

UNIÓN VOLUNTARIA

Un matrimonio discutía. La esposa, quien quería que el marido la obedeciese, le dijo: “¡Vergüenza habría de darte ver a nuestro perro y a nuestro gato siempre tan unidos!”. A lo  que él contestó: “¿Sí? A ver... prueba  unirlos con una cuerda y verás lo que pasa”.  La unión debe ser por convicción, no por vencimiento, o no será tal.

 

LA VOLUNTAD DE DIOS

Se dice que una buena mujer, que al caer enferma, le preguntaron si quería morir o vivir, a lo cual contestó:

--Lo que Dios quiera.

--Pero –dijo uno de los presentes--, si Dios lo dejara a tu voluntad para decidir ¿qué escogerías?

--Oh, si Dios me dejara a mí escoger yo lo volvería a dejar a él decidir.

 

LA VOLUNTAD DE DIOS EN EL CORAZÓN

He oído hablar de un célebre rey de Polonia, que consumó grandes hazañas.  Cuando le preguntaron cuál era el secreto de su éxito.  Les dijo: “Soy hijo de un gran padre, y llevo siempre conmigo, en un medallón, su retrato.  Muy a menudo lo miro”.

Cada vez que se disponía a entrar en combate miraba el retrato de su padre y extraía de él el valor necesario.  Cuando tenía que reunirse con sus consejeros hacía lo mismo y luego actuaba con limpieza.

Es una gran cosa que debe hacer el creyente: Llevar consigo la voluntad de Dios en el corazón y luego, antes de hacer cualquier cosa, consultarla siempre.

 

“HÁGASE TU VOLUNTAD”

Si todos los hombres siguiesen la voluntad de Dios esta tierra sería semejante al cielo, pero como los hombres del mundo hacen la voluntad del diablo, la tierra más se parece al infierno, sin duda.

Que el diablo domina la voluntad de los hombres que viven sin Dios y sin Cristo es un hecho que no admite réplica.  El infortunado poeta Burns decía, para explicar su vicio terrible: “Si en un cuarto hay un galón de licor, y un cañón está listo para despedazar a que vaya a beberlo, yo no me detengo a pensar, sino que me lanzo a tomar el licor”.  El Señor nos ha librado de esta debilidad, y nos ha dado una naturaleza que aborrece lo malo que antes amábamos.  ¡Gloria sea a él! “Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”.  A los cristianos verdaderos no les será difícil rendir su voluntad por completo a la voluntad de Dios.