Libertad

 
 

Back Home Up Next


Lavamiento
Libertad
Liderazgo
Límite
Logros
Luchas
Luz

 

Lista de Ilustraciones sobre el Libertad:

  1. HECHOS PARA SER LIBRES

  2. LIBRES EN CUATRO TEMORES

  3. EN NOMBRE DE LA LIBERTAD

  4. LIBERACIÓN DE UN CAUTIVO

  5. LO PRIMERO: LIBERTAD DE CONCIENCIA Y DE CULTOS

 

HECHOS PARA SER LIBRES

"Dadme la libertad, o dadme la muerte.." Patrick Henry. –del estado de Virginia.—Amante de la libertad en general. Defensor de los predicadores bautistas que estaban siendo perseguidos porque predicaban "sin licencia" oficial del gobierno.

"Más vale morir en pie, que vivir de rodillas".

 

LIBRES EN CUATRO TEMORES

El 6 de enero de 1941 el Presidente Franklin D. Roosevelt pronunció un discurso ante el Congreso de los Estados Unidos de la América del Norte, y entre otras cosas dijo que los Estados Unidos esperaban un mundo fundado sobre cuatro libertades esenciales: I. Libertad de palabra; II. Libertad de cultos; III. Libertad de trabajo; IV. Libertad de eludir el temor. (I. Libertad para expresar sus ideas; II. Libertad para adorar a Dios en la forma preferida; III. Libertad para elegir la forma de trabajar a fin de no padecer necesidad; IV. Libertad de evitar todo aquello que haga que la gente sufra algún temor).

 

 

EN NOMBRE DE LA LIBERTAD

Maname Rowland, que fue guillotinada durante la Revolución Francesa, después de que había ascendido al patíbulo y ya cuando estaba lista para poner su cabeza debajo de la cuchilla, por casualidad vio una estatua de la Libertad que estaba cerca del lugar, y exclamó: “¡Oh, Libertad! ¡Qué crímenes son cometidos en tu nombre!” Y es verdad que los crímenes más negros y repugnantes que manchan las páginas de la historia han sido cometidos en el nombre de lo más sagrado: en  el nombre de la Libertad, de la Justicia o de la Religión. Hasta el día de hoy la libertad es sólo para el más poderoso, para el que sabe apoderarse de todo. Pablo tenía libertad para visitar  a Jerusalén y purificarse en el templo; pero le fue quitada dicha libertad por los poderosos, y por cosa de cuatro años se le privó de ese tesoro tan preciado, estando unos dos años en Cesarea y otros dos en Roma.

 

LIBERACIÓN DE UN CAUTIVO

Las lágrimas corrían libremente por el rostro de un anciano mientras trataba de desatar el nudo de un cordón que tenía alrededor del cuello, en el que tenía colgado un pequeño saco.  El nudo estaba sucio, y lleno de tierra.  El anciano tenía la cabeza doblada como si llevara un gran peso sobre la espalda, su cuerpo temblaba y el temor de lo desconocido se reflejaba en sus ojos.  Este hombre era Sampashe, jefe africano.

“No debes confiar en dioses paganos”, le habían dicho; pero el conflicto de siglos de tinieblas  y temor se había posesionado de él. ¿Qué calamidades le sobrevendrían si se quitaba este amuleto? ¿No podría conservar por lo menos éste? “No”, le dijeron, si realmente crees en el amor y en el poder de Jesús, debes poner tu confianza solamente en él”.

Parado junto al anciano, en silencio y compresivo, sonriendo para infundirle ánimo y confianza estaba el misionero.  Sampashe levantó las manos, pero el viejo nudo no podía deshacerse, pues había estado atado por tantos años que estaba completamente sólido.

El terror se apoderó del corazón de Sampashe.  Miró el rostro del misionero y entonces hizo la primera oración de su vida, la cual era un grito en el que pedía auxilio, misericordia y amor.  El nudo se aflojó, y a medida que el cordón se deslizaba del arrugado cuello del anciano, también una carga pesada caía de su corazón.  Alzando el rostro lleno de lágrimas, Sampashe sonrió triunfante y tomó la mano del misionero en señal de fraternidad cristiana.

 

LO PRIMERO: LIBERTAD DE CONCIENCIA Y DE CULTOS

Cuando en algunos de los países de Europa los cristianos evangélicos fueron perseguidos severamente, muchos de éstos salieron de allí para establecerse en la región de los estados de Massachussetts, Maine, Pennsylvania, y otros del nordeste de los Estados Unidos de América del Norte.  Tan pronto como llegaron a esos lugares lo primero que hicieron fue construir rústicamente algunos cobertizos para protegerse de la intemperie; inmediatamente después construyeron su primer edificio permanente: un templo.  Esto fue lo más conveniente que pudieron hacer aquellas gentes que venían buscando la libertad de conciencia y libertad de cultos.